La expedición

>>> Buscando un hermoso fragmento de la historia.

Origen: un encuentro casual.

En 1602 una expedición inglesa comandada por Bartholomew Gosnold llegó a la costa de lo que hoy son los Estados Unidos de América. Gosnold fue el primer explorador inglés en llegar a la costa de Maine. Sus cronistas describieron el primer encuentro con los indígenas locales; estos estaban navegando en una chalupa vasca, vestidos con ropa europea, y mencionaron que pescadores de San Juan de Luz habían estado faenando en los alrededores. También dibujaron un mapa ubicando Placentia. Gosnold interpretó que se trataba de “Placentia of Newfoundland”, el conocido asentamiento pesquero vasco del sur de Terranova. Muy lejos de la costa de Maine.

Sin embargo Xabier Agote, investigador marítimo, indaga en los detalles de ese encuentro. Duda de que los nativos americanos vinieran en esa chalupa desde la Placentia canadiense, a más de 700 millas. Comienza a investigar y descubre que cerca de ese lugar de encuentro existe una pequeña isla deshabitada, apenas conocida, que lleva el nombre de Placentia. Tras intercambiar impresiones con historiadores y arqueólogos locales, Agote sospecha que, en este lugar, de nombre asociado a los pescadores vascos, fpodrían haber convivido nativos americanos con pescadores vascos.

Durante el verano de 2016 Xabier Agote lidera una expedición arqueológica a la isla para desvelar el misterio.